a

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa cum sociis Theme natoque.

Latest Posts

1-677-124-44227
184 Main Collins Street West Victoria 807
info@yoursite.com

Instagram feed

Brihuega, Guadalajara

 

Brihuega se encuentra situada en la parte occidental de la provincia de Guadalajara, en el corazón de la denominada comarca de la Alcarria Alta.

 

Cuenta con una población cercana a los 3.000 habitantes, repartidos en la cabecera de la comarca y sus trece pedanías y con unas excelentes comunicaciones por carretera con Guadalajara y Madrid por la A-II (a tan sólo 90 km. de Madrid).

 

Brihuega posee uno de los conjuntos monumentales más importantes de toda la provincia, siendo declarada en 1973 Conjunto Monumental Histórico-Artístico por su casco antiguo, lo que ha propiciado que se convierta en un centro permanente de atracción turística.

 

Historia

Aunque existen vestigios celtíberos y visigodos, es en la Edad Media cuando Brihuega aparece por primera vez en la historia como un núcleo importante de población bajo el nombre de  «Castrum Brioca», o castillo sobre la roca.

 

Tras haber vivido una temporada en el castillo de Brihuega, el rey Alfonso VI de Castilla donó la villa a la mitra toledana, iniciándose uno de los momentos de máximo esplendor de Brihuega.

 

Bajo el señorío del Arzobispo don Rodrigo Ximénez de Rada se erigen los principales monumentos religiosos, como las iglesias de San Felipe y Santa María y la capilla gótica del castillo de la Piedra Bermeja.

 

La Edad Media permitió la llegada de todo tipo de gentes y religiones, favoreciendo el comercio, la industria y una intensa actividad urbanística y artística, de la que tan espléndidos ejemplos han llegado a la actualidad.

 

Los tres últimos siglos de su historia están salpicados de sucesos bélicos decisivos en la historia de España: en 1710, vivió la «batalla de Villaviciosa» y el «asalto de Brihuega», acontecimientos determinantes para el acceso de la dinastía borbónica al trono. En 1808 fue escenario de la lucha de los franceses durante la Guerra de la Independencia y, finalmente, en 1937 en plena Guerra Civil, Brihuega es ocupada por las tropas italianas, que enfrentadas con las tropas republicanas produjeron una de las batallas más nombradas de toda la guerra.

 

1

El Castillo, las puertas y las murallas de la Villa

El Castillo de la Piedra Bermeja asienta sobre una eminencia rocosa, en el extremo sur de la población. Sobre el primitivo fortín de los árabes, se añadieron estancias en el siglo XII, de estilo románico, y posteriormente en el XIII le construyeron la capilla de tono gótico de transición.

 

 

Nos encontramos con que, entrando por la puerta que existe junto a la iglesia de Santa María, el núcleo central del castillo consta de un espacio central, el más elevado, en el que hoy aparecen unas construcciones que debieron pertenecer a salones del palacio. Delante, un amplio espacio abierto, restos de otras construcciones, sirve de cementerio. Adosado a este primitivo núcleo constructivo, existe un conjunto de edificaciones al norte, consistentes en una larga nave cubierta de bóveda de cañón, y que hoy se denomina y utiliza como capilla de la Vera Cruz, a la que se entra por una sencilla puerta desde el prado de Santa María. Desde el nivel superior se accede a la que fue capilla del castillo, y que es hoy la pieza artística más singular que en él se conserva. Es un espacio de dimensiones cuadradas, planta poligonal, con cinco lados, y que constituye un elegante espacio de arquitectura gótica inicial, obra de los primeros años del siglo XIII, tiene sus cubiertas formadas por arquerías apuntadas, ojivales, y en el ábside se abren tres ventanales esbeltos y apuntados, mostrando ménsulas de decoración vegetal, y claves en las bóvedas.

 

 

Dentro del patio de armas se alberga la iglesia de Santa María de la Peña, soberbia obra gótica de transición, edificada en el siglo XIII y con posterioridad mejorada, así como las ruinas del que fuera Convento franciscano de la reforma alcantarina.

 

La villa toda de Brihuega estuvo amurallada por completo. Su actual recinto es enorme, de una longitud de casi dos kilómetros, y puede seguirse con facilidad en su totalidad, aunque donde mejor se observan hoy en día las murallas briocenses es en su costado noroeste, en el que, incluso restauradas y con algunas almenas restituidas, evocan con fuerza su aspecto más primitivo.

 

Un par de interesantes puertas de entrada a la villa merecen también admirarse. Así, el arco de Cozagón, situado en el extremo sur de la villa, servía de entrada a la misma desde los caminos que venían desde Toledo. Magnífico elemento de la arquitectura civil gótica, consiste en un par de solidísimos machones de planta cuadrada, que se unen en lo alto por un apuntado arco. La otra puerta, situada en el extremo norte de la villa, es la formada por el arco de la Cadena, más sencilla, pero también escoltada de cubo semicircular, y rematada por murete almenado.

 

 

Brihuega no sólo conserva en buen estado cientos de metros de lienzos de la antigua muralla de los siglos XI–XII, sino que también se mantiene en pie el recinto amurallado de su Castillo, hoy en día cementerio municipal.

2

Arco de Cozagón

Fue la puerta más importante de la Villa de Brihuega. Se sitúa al Sur, como acceso al camino que se dirige al Tajuña primero y al Tajo después. De esta forma, conectaba con el camino que se dirigía a Toledo.

 

Se compone de un doble arco, cuya altura máxima es de 10 metros y su anchura de 3.30 metros. Está toda labrada en piedra de toba, muy blanda a la hora de tallarla, pero de endurecimiento progresivo con el paso del tiempo.

 

En ella dejaron los canteros sus señales, siendo repetidas la cruz, el aspa (o cruz de San Andrés), la escuadra y las paralelas inclinadas, sin que se haya podido encontrar ni una sola señal con la media luna, signo inequívoco de haber sido construida por los cristianos y de no haber intervenido en ella mudéjares, que sí parece que actuaron en la muralla del castillo (en la puerta del juego de pelota (hoy plaza de Manu Leguineche) se aprecia la media luna).

 

3

Iglesia de san Felipe

Construida en el S. XIII es una de las construcciones más bellas de la villa, tiene un estilo románico de transición al gótico.

 

El templo posee tres naves con bóvedas de crucería. La nave central remata en largo presbiterio recto con bóveda de cañón apuntado sobre arcos fajones y ábside semicircular con bóveda de cuarto de esfera. Por tanto es la cabecera lo que mejor conserva los rasgos románicos.

 

En el muro meridional hay una bella portada de cinco arquivoltas apuntadas, con guardapolvos de puntas de diamante.

 

Cuatro pares de columnas forman los apoyos. En lo alto de los muros de las naves laterales hay sendos óculos con su moldura interna formando una estrella de seis lóbulos.

 

En la parte superior del muro correspondiente a la nave central existe un rosetón circular con varias molduras y guardapolvos de puntas de diamante. Las tracerías forman una preciosa estrella de seis puntas.

 

Bajo éste se abre la puerta principal, también sobre arimez escoltado por contrafuertes y tejaroz sostenidos por canecillos zoomórficos. Es similar a la meridional, con arquivoltas apuntadas rematadas por chambrana de puntas de diamante y cinco pares de columnillas separadas por jambas con igual decoración.

 

Un incendio en 1904 arrasó toda la techumbre y el interior. Su posterior reconstrucción no hizo sino aumentar su esbeltez y sobriedad.

 

4

Iglesia de Santa María de la Peña

La iglesia de Santa María de la Peña se encuentra situada junto al Castillo de la Piedra Bermeja. Su emplazamiento es uno de los lugares más románticos de toda la Villa, rodeado de frondosos árboles y en un entorno natural y patrimonial inolvidable.

 

Construida a principios del S. XIII por el Arzobispo D. Rodrigo Ximénez de Rada, es uno de los cinco templos cristianos con los que contó Brihuega. Se trata de una iglesia de tres naves con tres tramos.

 

Cobijada bajo un porche moderno, se encuentra una preciosa puerta de transición del románico al gótico con cuatro arquivoltas apuntadas y tímpano rebajado con dos arcos apuntados simétricos con tres óculos, siendo el central un pequeño rosetón circular y tetralobulado.

 

La cabecera, que forma el remate de la nave central, tiene un presbiterio rectangular y el ábside poligonal. En cada vértice de este polígono de cinco lados existe un poderoso contrafuerte escalonado. En los paños murales se abren elegantes y largos ventanales con vano de medio punto rodeado de cuatro arquivoltas y guardapolvos de punta de diamante.

 

En el interior el arco triunfal es apuntado, y da acceso al presbiterio con columnas y bóveda también de crucería. El ábside poligonal se cubre con bóveda nervada.

 

Se muestra como un perfecto ejemplo de arquitectura cisterciense de transición del románico al gótico, con su carácter de pureza y renovación.

 

En su interior de conserva la imagen de la Patrona de la localidad: la Virgen de la Peña.

 

5

Convento de San José

El Convento de San José en Brihuega es un convento de franciscanos de San José fundado por Juan de Molina hacia 1619 en unos edificios anejos a la Muralla, en el Prado de Santa María.

 

Lo habitaron frailes de la llamada Reforma de la Orden del Carmelo hecha por San Pedro de Alcántara y vivieron en él varones de probada santidad y muchas letras. Tras la desamortización de Mendizábal, en su edificio se instaló en 1835 el hospital de la villa, además de ser cárcel en sus bajos, colegio y escuela taller. En la actualidad alberga la Sala de Exposiciones y el primer Museo Mundial de Miniaturas del Profesor Max.

 

6

Museo de Brihuega

Se encuentra en la plaza de Manuel Leguineche y alberga en su interior distintas piezas que recorren la historia de Brihuega.El Museo de Historia de Brihuega se sitúa en el reformado convento de San José, fundado por Juan de Molina hacia 1619 en unos edificios anejos a la muralla, en el prado de Santa María.

 

Además de paneles informativos que nos resumen la historia de la villa, el museo alberga piezas de la Guerra de Sucesión, así como de la Guerra Civil, del histórico encierro de Brihuega, la Real Fábrica de Paños, restos arqueológicos y arte religioso, destacando un Cristo de marfil tallado en Filipinas.

 

7

Puerta de la Cadena

La Puerta de la Cadena se abre al Norte de la Villa de Brihuega, siendo denominada en algunos documentos antiguos como Puerta de Valdeatienza, ya que hasta allí llegaba el camino que se dirigía hacia la Villa de Atienza.

 

Está formada por un sencillo arco de medio punto, sobre el que actualmente podemos ver varias placas conmemorativas del asalto a la Villa en 1710 durante la Guerra de Sucesión, en el marco de la Batalla de Brihuega-Villaviciosa que tuvo lugar en estas tierras alcarreñas.

 

8

Murallas Medievales

Finalizada en el S. XII hoy quedan importantes vestigios en todo el perímetro del pueblo, conservándose varias de las puertas de acceso al recinto amurallado (La Puerta de la Cadena, El Arco de Cozagón, Puerta del Juego de Pelota).

 

La mayor cantidad de lienzos se encuentra situada en la parte Noroeste de la Villa, en el que, incluso restauradas y con algunas almenas restituidas, evocan con fuerza su aspecto más primitivo.

 

Tour Location

Localización

 

Brihuega está situada a 33 Km. de Guadalajara, a 90 km. de Madrid y 12 Km. de la autovía N-II. Al sudoeste de la provincia de Guadalajara y en la margen izquierda del río Henares, se sitúa la comarca de la Alcarria, siendo para muchos Brihuega su capital. Los limites comarcales de la Alcarria vienen marcados por el río Henares al norte, por la provincia de Madrid al oeste y de Cuenca al Sur, quedando el límite oriental bastante difuso, aunque se puede establecer una línea desde Baides a Trillo, pasando por Cifuentes. La comarca tiene una extensión de 410.490 hectáreas. El alto porcentaje de superficie labrada nos indica que la Alcarria es, junto con la campiña, la comarca agraria más importante de la provincia, con predominio de los cereales de secano. La comarca esta surcada por los tres ríos más importantes de la provincia; Tajo, Tajuña y Henares que junto a sus afluentes han creado un paisaje de valles, campiñas, paramos, unidos por laderas. Brihuega se encuentra situada en la parte occidental de la provincia de Guadalajara, emplazada en la ladera baja desde la llanura alcarreña hasta el valle del río Tajuña. Perteneciente al partido judicial de Guadalajara, cuenta con un término municipal de 293,1 km2 de extensión y la altura media es de 1.000 metros sobre el nivel del mar.

 

Brihuega está situada a 33 Km de Guadalajara, a 90 de Madrid y 12 de la Carretera N-II. Cabecera de comarca de Archilla, Balconete, Castilmimbre, Fuentes de la Alcarria, Hontanares, Malacuera, La Olmeda del extremo, Pajares, Romancos, Tomellosa, Valdesaz, Villaviciosa de Tajuña y Yela, siendo Romancos y Malacuera EATIM. Brihuega cuenta con una población que supera los 3.300 habitantes. El clima es de tipo mediterráneo continental, es un lugar privilegiado para apreciar la naturaleza, cuenta con grandes contrastes entre la alcarria, dominada por grandes llanos y la vega repleta de manantiales, aparecen pequeños bosques de encina y roble que dominan el matorral y las especies aromáticas.

 

Imprescindible

Floración de la lavanda

 

El término municipal de Brihuega cuenta con una joya de la naturaleza, como son los campos de lavanda. Este cultivo excede las mil hectáreas de plantación, convirtiéndose en un espectáculo sensorial.

 

La floración se produce durante el mes de julio. El estado de la floración solo es posible conocerlo a lo largo del mes de junio, puesto que depende exclusivamente del clima de primavera.

 

 

 

Naturaleza y paisaje

 

El medio natural de Brihuega es puramente alcarreño. Es decir, se fundamenta en la alternancia de páramos y fértiles valles bañados por el río Tajuña. Lo que genera un notable contraste entre los bosques de encinas y quejigares y la agricultura de secano del páramo, las pequeñas huertas, los olivares y las plantas aromáticas, lavanda, espliego, romero, tomillo o salvia, de las cuestas y valles, que han proporcionado el asentamiento de colmenas para la producción de la miel.

 

En los bosques encuentran refugio y alimento pequeños y medianos mamíferos carnívoros como el gato montés, gineta, garduña y tejón. También destaca la comunidad reproductora de aves rapaces forestales representada por azor y gavilán y las rapaces migradoras águila calzada y águila culebrera, así como la de rapaces nocturnas en la que destaca búho chico y cárabo.

 

Del mismo modo cabe destacar la presencia de águila perdicera y el buitre negro que campea en la zona. En el páramo y el valle lo natural es ver grandes y pequeños rebaños de ovino, es bien conocido el cordero alcarreño. Por otro lado, en el Tajuña, junto a sus afluentes Matayeguas y Ungría, destacan especies autóctonas como la trucha común, el barbo común y el barbo comizo, y las incorporadas como la trucha arco iris, la tenca y el cachuelo.