a

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit. Aenean commodo ligula eget dolor. Aenean massa cum sociis Theme natoque.

Latest Posts

1-677-124-44227
184 Main Collins Street West Victoria 807
info@yoursite.com

Instagram feed

Saja Nansa, Cantabria

 

La comarca de Saja Nansa

 

La comarca Saja Nansa es un territorio referente respecto a la conservación y sostenibilidad ambiental, tanto por la cantidad de espacios naturales protegidos que alberga, como por la relación humana con el medio. El vínculo histórico entre los habitantes y la naturaleza, hace que esta comarca sea un espacio singular, que enmarca la esencia natural y cultural de Cantabria.

El territorio, en su conjunto, ofrece ecosistemas acuáticos y terrestres diversos y muy bien conservados, que se traducen principalmente en paisajes y ambientes marineros y ganaderos. Ocupa la franja costera occidental del Mar Cantábrico y alcanza la alta montaña, donde nacen los ríos Saja y Nansa que dan nombre a la comarca, llegando al límite con la Cordillera Cantábrica.

 

La Collada de Carmona, pertenece al municipio de Cabuérniga y ofrece el mejor mirador natural posible. Está ubicado en el interfluvio de los valles que componen la comarca y próximo a la única carretera que los conecta internamente.

 

¿Sabías que…?

  • La comarca Saja Nansa es el territorio regional con más espacio natural protegido de Cantabria (13 figuras de protección y 459 km2).
  • El Parque Natural del Saja Besaya es el más grande de Cantabria (24.500 Has).
  • La Collada de Carmona está ubicada en el centro geográfico de la comarca Saja Nansa.
  • El territorio cuenta con el Grupo de Acción Local para el Desarrollo de la Comarca Saja Nansa.

Más información

1

Ferrería de Cades

En este pueblo se encuentra la antigua ferrería y molino que daban servicio a la zona. Ha sido rehabilitada y puesta en valor para dar o conocer como eran estos ingenios hidráulicos de la segunda mitad del siglo XVIII. Toda la maquinaria funciona y hay vistas guiadas. Durante las visitas se ponen en marcha sus máquinas, trasladando al visitante a la vida de los ferrones y molineros de aquella época. El molino anexo a la ferrería completa este interesante conjunto rural.
2

Cueva del Soplao

La cueva se localiza en la Sierra de Arnero, entre los municipios de Herrerías, Valdáliga y Rionansa. Fue descubierta a principios del siglo XX con motivo de la explotación de las minas de La Florida, está considerada una maravilla geológica a nivel internacional. Además, la cueva conserva un excepcional patrimonio de arqueología industrial, derivado de la explotación minera de zinc y plomo. Estuvo activa hasta finales de los años 70.
3

Cueva de Chufín

La cueva del Moro Chufín se localiza en un paraje singular junto al río Nansa. A pesar de que el entorno está modificado por la construcción del embalse de La Palombera, su situación en una zona de acantilado, la densa vegetación arbórea y la presencia constante de agua hacen que la visita se convierta en una experiencia única. Su espacioso vestíbulo ha sido testigo de importantes ocupaciones humanas acontecidas hace unos 15.500 a.C. e incluso en momentos anteriores. Desde la boca de la cueva hubo de tenerse una percepción privilegiada del valle, lo que la convierte en un excelente lugar para la caza. Además, en este espacio los moradores prehistóricos grabaron figuras sobre la roca. Numerosas ciervas, un bisonte, algún posible pez y diversos signos.
4

Puerto de Piedrasluengas

La carretera CA-281 comunica el Valle del Nansa con Liébana y con Cervera de Pisuerga (Palencia),después de atravesar Tudanca y Polaciones, entre prados y bosques autóctonos de roble y haya, arroyos y pequeñas cascadas. Merece la pena parar en el mirador de la Cohilla y poco antes de coronar el puerto, en el mirador de Cruz de Cabezuela, donde se alza un monumento que simboliza el encuentro entre un lebaniego y un purriego. Un desvío en esta carretera conduce hasta el pueblo de Cotillos, el segundo pueblo más alto de Cantabria (1.143 metros).
5

Pueblos históricos

Son núcleos cuyo conjunto histórico-artístico presentan un alto grado de conservación de sus características arquitectónicas tradicionales.

Carmona cuenta con interesantes conjuntos arquitectónicos entre los que destaca su arquitectura rural y su parador. También son de especial interés la iglesia parroquial, de mediados del siglo XVI, en la que se encuentra un retablo del Evangelio con un extraordinario relieve de la Virgen del Carmen; la ermita de San Roque, del siglo XVII; y la ermita de San Antonio Abad, del XVIII.

Bárcena Mayor es un conjunto homogéneo y bien conservado de arquitectura montañesa, lo que le valió su declaración como conjunto histórico-artístico en 1979.Se encuentra en el interior de la Reserva Nacional de Caza del Saja y es el único núcleo habitado que se encuentra dentro de los límites del Parque Natural de Saja-Besaya.

Tudanca fue declarado conjunto histórico-artístico en 1983. Es un buen ejemplo de núcleo barroco en el que se entremezclan edificios nobles y populares. En la parte más alta del pueblo destaca la conocida casona de Tudanca, cuyo último morador fue José María de Cossío. En ella reunió una importante biblioteca, en la que, junto con una gran colección de volúmenes, se guardan numerosos manuscritos de insignes escritores de la primera mitad del siglo XX.

San Vicente de la Barquera es la villa marinera por excelencia, como se manifiesta en sus tradiciones, costumbres y fiestas populares: La Folía (procesión marítima de la Virgen que se celebra el segundo domingo después de Pascua) y la procesión del Carmen (16 de julio). Posee un buen número de playas como: Fuentes, Primera de San Vicente, El Rosal, El Tostadero, Merón y Gerra. La puebla vieja de San Vicente está declarada conjunto histórico-artístico y destacan la iglesia, el castillo y los restos de una muralla. Los puentes también ofrecen buenas vistas de la villa como de los Picos de Europa al fondo.

Comillas es otra villa marinera y una de las localidades más emblemáticas e interesantes desde el punto de vista arquitectónico de Cantabria. Cuenta con algunos de los edificios más importantes del modernismo en Cantabria, como el Palacio de Sobrellano, su Capilla Panteón, la Universidad Pontificia y El Capricho del gran arquitecto catalán Gaudí. Destaca su playa, que atrae a miles de turistas y otros lugares muy representativos como la Plaza del Corro junto a la iglesia.

6

Mirador de Santa Catalina y Senda Mitológica del Monte Hozarco

Atravesando el municipio de Lamasón, uno de los lugares más desconocidos y sorprendentes del valle del Nansa. Y después, superar el Collado de la Hoz, cuya cumbre marca la separación entre el valle del Nansa y el del Deva, se alcanza el municipio de Peñarrubia. Descendiendo a La Hermida se transita próximo al mirador de Santa Catalina, situado entre Cicera y Piñeres. El lugar ofrece una de las mejores vistas panorámicas de los Picos de Europa. Unido a este enclave, se encuentra la Senda Mitológica del Monte Hozarco, un sendero que ofrece una interesante muestra de personajes mitológicos de Cantabria situados entre hayas y robles. La carretera termina en el desfiladero de La Hermida, que da acceso a Picos de Europa.

Tour Location

Localización

 

El Marco ODS se encuentra en la Collada de Carmona, enclave emblemático perteneciente al municipio de Cabuérniga, en la comarca Saja Nansa. Se trata del paso, interno, que históricamente comunica los dos valles (Saja -Nansa) que configuran este territorio. Su trasiego, está vinculado a la historia y a la cultura local, patente incluso en el folclore y tradiciones regionales.

 

Además de las hermosas vistas que brinda este lugar, cabe destacar, que se trata del centro geográfico de la comarca. La ubicación en esta loma se ha elegido porque ofrece las mejores vistas desde el mar cantábrico, al norte, y hasta la alta montaña al interior, desde aquí se divisan las cabeceras del Saja, del Nansa y la Cordillera Cantábrica al fondo.

Imprescindible

Parque Natural Saja Besaya

Uno de los mejores bosques caducifolios atlánticos de la Cordillera. Está compuesto por densas masas de roble, hayas, abedules, serbales y acebos que por su importancia fueron protegidos bajo la figura del Parque Natural en el año 1988. Reúne 24.500 hectáreas y es el parque natural más grande de Cantabria. Se extiende también por la cuenca del río Besaya.

 

En estos parajes abundan el ciervo, el corzo, el jabalí y el zorro, y en las zonas más remotas es frecuente la presencia del lobo, incluso ocasionalmente, del oso. Entre las aves mas significativas se cuenta con la presencia del buitre, el urogallo y el águila real, aunque son más fáciles de ver el cernícalo y el milano.

 

Otoño es un momento señalado ya que se produce la "berrea" de los venados, época en la que se puede escuchar la llamada de celo de los machos de esta especie. También se puede contemplar la "pasá", es el momento de reunión de los rebaños de vacas tudancas, raza autóctona de Cantabria, en su regreso de los pastos altos.

 

Dispone de un Centro de Interpretación situado en el pueblo de Saja, desde donde se inicia el ascenso al Puerto de Palombera para comunicar el valle del Saja con la comarca de Campoo.

 

Parque Natural de Oyambre

Fue declarado espacio natural protegido en el año 1988, ocupa 5.758 hectáreas de extensión y se reparte entre los municipios de Comillas, San Vicente de la Barquera, Udías, Valdáliga y Val de San Vicente, por tanto, se encuentra íntegramente dentro de la comarca Saja Nansa. Destaca por su gran variedad natural y paisajística, donde están representados los distintos ecosistemas propios de la costa cántabra: abruptos acantilados, formados por una variada vegetación (brezos, hinojos, juncos…etc). Así como una diversa y abundante fauna (gaviotas, milanos, palomas, halcones, mirlos…etc). Estas zonas de marisma sirven de lugar de descanso de multitud de aves acuáticas durante todo el año.

 

Senda fluvial del Nansa

Desde el pueblo de Muñorrodero, primer pueblo del valle del Nansa, en el municipio de Val de San Vicente, se accede a la senda. Una ruta peatonal que utiliza viejos caminos de pescadores anexos al río Nansa para atravesar bonitos parajes entre bosques de ribera y praderas. Tiene una longitud de siete kilómetros y finaliza en la Central Hidroeléctrica de Trascudia, en Camijanes (municipio de Herrerías).

 

Secuoyas del Monte Cabezón y Monte Corona

Ubicado en el municipio de Cabezón de la Sal y muy próximo a la Autovía del Cantábrico A-8, se encuentran las848 secuoyas gigantes que forman el Monumento Natural de las Secuoyas del Monte Cabezón. Fue plantado sobre 1940 y ocupa una superficie de 2,47 Has. Las secuoyas se acompañan de otros 25 pies de pino radiata. Está declarado espacio natural desde el año 2003 y su objetivo original erala obtención de ingresos y riqueza, para solucionar la necesidad de especies madereras destinadas a la producción industrial. Se utilizaron terrenos baldíos para el cultivo de especies de crecimiento rápido donde aprovechasen condiciones climatológicas favorables, pero una vez desarrollados carecieron de interés industrial, convirtiéndose hoy en día en un recurso turístico de éxito.

 

El Monte Corona

Es un bosque formado por unagran masa forestalque incluye terreno de tres municipios (Udías, Valdáliga y Comillas).En su interior se combinan manchas debosque autóctono, especialmente roble, con otras de repoblación: eucalipto, roble americano, pino y hasta secuoyas, como las del Monte Cabezón.Así como un importante bosque atlántico mixto que ha ido abriendo espacio a muchas otras especies propias de la zona: arces, castaños, fresnos, alisos, acebos, incluso hayas, que sorprende encontrarlas tan cerca del mar y a tan escasa altitud. Se han señalizado senderos, rutas BTT y equipado áreas recreativas para el disfrute turístico y la práctica del deporte al aire libre. Su acceso más conocido se encuentra en el alto de la Hayuela en Udías.